Envío gratis. Entrega en 24/48h. 15 días de prueba. 2 años de garantía.

Presoterapia y linfedema

El linfedema, también conocido como linfoedema o disfunción linfática, es una condición bastante común que padecen tanto hombres como mujeres. En este artículo vamos a explicar qué es el linfedema, cómo tratarlo con varios consejos y sobre cómo presoterapia y linfedema son compatibles en ciertos casos, pudiendo esta terapia aliviar mucho sus síntomas.

sizen-estetica-1 clara camacho

¿Cómo funciona el Sistema Linfático?

El sistema linfático está ligado al circulatorio e inmunitario. Se compone de una compleja red de ganglios y vasos que filtran y drenan toxinas, desechos metabólicos, grasas y fluidos acumulados entre los tejidos, manteniendo el cuerpo limpio y desintoxicado.

A través de los conductos linfáticos, circula la linfa, fluido especial que recorre todo el sistema transportando células inmunitarias y proteínas y también  grasas o productos desechables hacia los ganglios. Los vasos linfáticos a su vez, mantienen un equilibrio en los fluidos corporales, transportando la linfa ya filtrada al torrente sanguíneo. Conocer cómo funciona el sistema linfático es crucial para comprender el linfedema. 

¿Qué es el linfedema? ¿por qué se produce?

Linfedema o disfunción linfática se refieren a un mal funcionamiento del sistema linfático. Cuando esto sucede, los tejidos se inundan provocando hinchazón e incluso dolor. Esta hinchazón afecta tanto a brazos como piernas, así como a otras zonas del cuerpo. Veamos por qué se produce el linfedema:

  • Linfedema Primario o Hereditario: Ciertas condiciones genéticas hereditarias pueden causar linfedema. En el peor caso, algunas personas nacen con un sistema linfático incompleto, con menor número de ganglkios o con unos vasos que tienen un mayor diámetro. Por ello encontramos no sólo adultos sino también niños y jóvenes con linfedema.
  • Linfedema Secundario: Terapias para el cáncer suponen la extirpación de los ganglios o la disección de los vasos. Radioterapia, quemaduras, heridas o golpes importantes, complicaciones quirúrgicas, infecciones, insuficiencia venosa crónica, obesidad o filariasis (parásito que invade el sistema linfático), pueden también causar linfedema.
  • Un sistema linfático obstruido o bloqueado por malos hábitos también puede desarrollar un linfedema.
Tratamiento de Presoterapia para combatir las VARICES

¿Puede curarse el linfedema? 

El linfedema suele ser una condición crónica que no puede curarse. No obstante, puede mantenerse bajo control. En casos menos graves, por malos hábitos y tratándose de un linfedema en su primera fase, podríamos revertirlo con éxito mediante compresión y algunos ejercicios. En tal situación suele producirse un edema localizado que puede producir picor. NO podremos curarlo ante un diagnóstico crónico o en fase avanzada. Lo que sí podremos hacer, es reducir su impacto en el organismo con ciertos tratamientos y mejorando nuestro estilo de vida.

Consejos para tratar y mejorar el linfedema

Si tienes este problema, aquí van unos buenos consejos para tratar y mejorar el linfedema:

  • H2O. Bebe entre 1.5 y 2 litros de agua al día. Obtendrás buena cantidad del agua recomendada en frutas y verduras. Ojo: No creas que debes beber menos para no retener líquido. Eso es contraproducente. Necesitas hidratación a diario y si le das poca agua, el cuerpo la retiene aún más.
  • Vinagre de manzana. Mantiene el sistema linfático depurado. Su contenido en potasio disuelve la mucosidad y las toxinas. También desintoxica el hígado.
  • ¿Qué comes? El linfedema exige una nutrición muy equilibrada y concreta si de verdad quieres mantenerlo a raya y atenuar sus síntomas. Recuerda: “Eres lo que comes”.
  • SAL. Cuanta menos, mejor. Retiene líquido y aumenta la presión arterial que empeora el linfedema.
  • a gran variedad de frutas y verduras, alimentos fermentados, legumbres, cereales -preferiblemente integrales-, frutos secos -mejor crudos y sin sal-, kéfir, yogur, leches de almendra o soja, tempeh, tofu, batidos verdes..También puedes enriquecer tu dieta con hierbas, semillas o especias. 

¿Una de las Claves? Moderación en la comida

  • Modérate con carnes, aves de corral, huevos o pescado y no abuses de zumos frutales preparados.
  • Evita al máximo gluten, bollería y azúcares añadidos, frituras, bebidas energéticas y azucaradas, lácteos.
  • Adapta la dieta según tus preferencias vegetarianas o veganas o si tienes intolerancia al gluten, alergias alimentarias o padeces diabetes. En cualquier caso, no está de más consultar a un médico o nutricionista cualificado y especializado en el tratamiento del linfedema.
  • Suplementos. Algas como la espirulina, nori, wakame, clorela…Limpian el cuerpo a la vez que aportan minerales, vitaminas y otros compuestos altamente beneficiosos para el organismo.
  • Ejercicio físico. ¿Rendirse al sedentarismo? Jamás. El ejercicio físico mantiene tu sistema linfático en buenas condiciones. Haz algo de cardio para mantener tu sistema cardiovascular activo y ejercicios anaeróbicos que potencien el movimiento de la linfa en tus tejidos musculares. Pero cuidado; si tu lifedema es muy pronunciado, ejercicio moderado. Consulta a tu médico sobre esta cuestión.

Práctica deporte

  • Informa a tu practicante. Evita pinchazos -por medicación/vacunas o en análisis/transfusión sanguínea- en la zona con linfedema y evita las mangas de presión que se usan para tomar la tensión. Ah, los tatuajes donde haya linfedema tampoco se aconsejan.
  • Al viajar en avión. Pregunta al médico o en tiendas de ortopedia por prendas especiales para linfedema. Se usan antes, durante e incluso horas después del vuelo para evitar que la hinchazón vaya a más, actuando como retén.
  • Respira hondo. Sí, lo que hace quien practica yoga o meditación. Siéntate en el suelo frente a una puesta de sol con las piernas cruzadas y los brazos extendidos, cierra los ojos e inspira y expira profundamente. No es una tontería. Estimula el sistema linfático.
  • Eleva tus miembros y camina! Tanto si son brazos como piernas, mantén tus miembros elevados durante media hora al día. Antes de dormir puede ir bien. Por la mañana deberías notar menos hinchazón. Durante el día, camina todo lo que puedas. El sedentarismo es un gran enemigo del sistema linfático.

Evita las duchas demasiado calientes

  • Piel y uñas limpias! De este modo evitas infecciones. Recuerda que el sistema linfático se encuentra muy cerca de tu dermis.
  • NO a la ropa ajustada. Aunque te guste mucho, no es lo más indicado para el linfedema, pues comprime y empeora la zona afectada.
  • NO a demasiado calor. No tomes duchas demasiado calientes ni apliques mucho calor en el área afectada. La sauna tampoco es buena idea.
  • Masaje linfático. Manual o mediante Presoterapia. Dado que hablamos de un problema crónico, las sesiones frecuentes con una máquina de presoterapia pueden ser una buena solución. Consulta al doctor/a si la presoterapia está indicada para ti. Aunque se trate de un masaje de intensidad entre suave y moderada, la presoterapia no es inocua al 100%. Todo depende de las condiciones físicas de cada persona.

¿Cómo puedes tratar el linfedema con la presoterapia?

Como ya hemos comentado, presoterapia y linfedema son dos conceptos que pueden casar muy bien pero todo depende de la situación de cada persona. En casos de cáncer o en pleno tratamiento para erradicarlo, la presoterapia no está indicada. Pero existen casos de linfedemas menos acusados o en una primera etapa de desarrollo que sí pueden tolerar bien la presoterapia.

Así que si te estás preguntando cómo puedes tratar el linfedema con la presoterapia, tal vez te sea de gran ayuda como tratamiento de choque. La presoterapia es un método que emplea un masaje de compresión y descompresión que favorece el drenaje linfático además de oxigenar los tejidos y reactivar la circulación.

Cuidar de tu linfedema en casa con Presoterapia SIZEN

Descartando patologías graves y habiendo aclarado qué tipo de linfedema padeces y en qué fase se encuentra, la presoterapia podría serte de gran ayuda. Debes consultar a tu médico sobre este tema y entonces decidir si la presoterapia es o no para ti. Si te la puedes permitir, entonces sí podrás beneficiarte de su tratamiento y cuidar de tu linfedema en casa con la Presoterapia SIZEN, pues además de sus aplicaciones deportivas y estéticas, también está indicada para tratar ciertas afecciones circulatorias y linfáticas.

Porque las personas con linfedema también merecen vivir una buena vida. Y si tu sistema linfático está acusando el poco movimiento o unos hábitos no del todo saludables, ya sabes lo que hay: Toma en serio los consejos de salud que te hemos dado y ahora que ya sabes todo lo esencial sobre Presoterapia y Linfedema, podrás tomar las decisiones correctas sobre tu tratamiento. Si tu médico no lo desaconseja, con el uso frecuente de la presoterapia lograrás reducir mucho la hinchazón del linfedema. Incluso un programa suave será capaz de atenuar mucho este síntoma, mejorando el aspecto y haciendo que te sientas mucho mejor. Y si padeces linfedema y ya estás usando el equipo de presoterapia SIZEN, comparte tu experiencia con un comentario y ayudar así a otras personas.

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

SIZEN es presoterapia...
¡y mucho más!

¿Quieres participar en sorteos? Aprovechar nuestras promociones exclusivas, conseguir descuentos, descubrir el lanzamiento de nuevo producto o estar informado sobre la presoterapia y conseguir contenidos exclusivos. ¡Suscríbete!

Carrito
El carrito está vacío.

¡Ya casi está!

Recibirás un e-mail para que confirmes tu suscripción.

ebook-presoterapia-2 sizen

Descubre los beneficios de la presoterapia

Te contamos todo lo que necesitas saber de este tratamiento y nadie te explica.

Presoterapia SIZEN 6+

Participa en nuestro SORTEO y gana una SIZEN 6+

¿Conoces los beneficios de la presoterapia en casa? Tenemos preparado un divertido TRIVIAL, entre todos los participantes vamos a sortear una SIZEN 6+ valorada en 900€.

En SIZEN utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar y analizar tu navegación. Si continúas navegando o pulsas el botón "De acuerdo", estás aceptando su uso. Para más información, consulta nuestra política de cookies.

1
¡Hola! Bienvenido a SIZEN ¿Tienes alguna duda? Estamos deseando ayudarte. Escríbenos y te responderemos lo antes posible.