Llevas algunos días dandole vueltas a la cabeza a un reto: ¿Cómo preparar una carrera de 10km? Llegado ese momento en la vida de un “runner” en el que ya necesitas ponerte nuevos retos. Ya no te vale solamente con salir a correr un rato dos o tres veces por semana sin más pretensión que hacer un poco deporte.
Empiezas a pensar en dar un paso más… y es cuando te planteas apuntarte a una carrera de 10km, mucho cuidado… porque una vez que lo pruebas, ya no puedes parar….engancha… 😉

Don’t stop!

Antes de intentar afrontar el reto de hacer tu primer 10km con un dorsal, tendrías que “cumplir” unas premisas básicas para que esa primera experiencia sea un éxito, acabes contento y tengas ganas de más.
Entre ellas, es que ya seas capaz de correr 5 km seguidos, esa sería la primera, ya que sin esa base difícilmente puedas acabar una prueba de 10 km, disponibilidad para poder entrenar entre 3 y 5 días a la semana, dependiendo del objetivo, y el tercero, ganas, muchas ganas de disfrutar de tu primer 10km.

Llegados este punto lo ideal sería contar con la ayuda de un entrenador que nos planifique la preparación. Debería ser de entre dos y tres meses, con trabajo variado, rodajes suaves, series, sesiones de fuerza y lo que considere el entrenador en función de nuestro estado de forma y objetivo marcado, que no es otro que: preparar una carrera de 10km.

En caso de no poder contar con la ayuda de un entrenador personal, siempre podemos buscar un plan de entreno genérico de los que existen por internet, pero siempre teniendo en cuenta que no estará personalizado para nosotros.

Consejos para el día del debut en 10km

El día de la prueba no se estrena nada…. Todo los que llevemos puesto, calcetines, zapatillas, pantalón, camiseta….. todo lo hemos tenido que haber probado antes del día de la prueba, no serías el primero o primera que unas zapatillas nuevas, o unos calcetines nuevos llevan al desastre nuestra primera experiencia con un dorsal.

El desayuno… Al igual que en el consejo anterior, el día de la prueba no puedes innovar en la cocina y desayunar algo que no hayas probado previamente. Tienes que tener la certeza que tu cuerpo tolera y te funciona bien, habrás tenido tiempo los meses anteriores para hacer todas las pruebas necesarias en ese aspecto.
El desayuno se debe de tomar como minino dos horas antes de la prueba, para que cuando lleguemos al momento de la salida, nuestro estómago esté vacío.

La cena del día anterior… Al igual que el desayuno, las pruebas, los meses previos, la cena te tiene que dar la seguridad de que te sienta bien, no tendrás una digestión pesada, etc… lo ideal, aunque dependerá de cada caso, pero una cena para deportistas basada en carbohidratos con proteína, suele dar buen resultado 😉

La semana previa… a preparar una carrera de 10km

El trabajo ya está hecho, toca darle descanso al cuerpo y mimarlo más que nunca, cuidar la alimentación, aunque este punto debería ser una premisa básica en nuestra preparación.
Intentar descansar todo lo que se pueda y si disponéis de la Sizen 6+ sería un buen complemento para ayudar a las piernas a que lleguen más descansadas tanto al día de la prueba, como durante toda la preparación para estar en la línea de salida.

Y por último… ¡¡¡DISFRUTA!!! La más difícil de cumplir, siempre están los nervios propios del debutante. Piensa que esos nervios nunca se irán, un día será por tu debut, otro por intentar buscar una marca ambiciosa, etc.
Acostúmbrate a ellos 😉 te darán un plus a la hora de correr, eso sí, siempre bajo control y que no nos jueguen una mala pasada. Si sigues estos consejos, podrás superar sin problemas el reto de preparar una carrera de 10km.

Juan Pedro Mora runner popular y embajador Sizen