¿Sientes que no puedes con tus piernas? ¿Pesan como costales de harina? ¿Debilidad, dolor, pinchazos, fatiga? Si la respuesta es afirmativa, debes empezar a mimar tus piernas un poquito más. Algo no está funcionando bien así que enseguida vamos a ver qué problemas asociados acaban provocando esta dolencia que se conoce en el argot médico como síndrome de las piernas cansadas. Y no te preocupes, que si este es tu problema, enseguida verás también cómo presoterapia y piernas combinan de maravilla. Tanto, que pronto podrás librarte de ese peso que tanto te tortura.

SÍNDROME DE LAS PIERNAS CANSADAS: Dolencias del sistema linfático y circulatorio

Pesadez en las piernas, hinchazón, edema, linfedema, varices, arañas vasculares, pies, piernas y caderas frías, dolor al pellizcar la pierna…Todo suele estar relacionado con lo mismo: Mala circulación sanguínea y un sistema linfático que no está efectuando bien su labor. Ya hemos explicado en otro artículo lo esencial que es el sistema linfático y su fluido vital, la linfa. Pues bien, muchas de las molestias que puedes estar sintiendo en las piernas, manifiestan un drenaje linfático deficiente.

Y cuando tu cuerpo no es capaz de procesar bien todos los desechos, comienzan los problemas de salud, entre ellos y uno de los más frecuentes, el síndrome de las piernas cansadas. Eso sí, tampoco olvidemos la circulación sanguínea. Una mala circulación se debe normalmente a un retorno venoso insuficiente u obstaculizado. Pero relacionados o no, los problemas tanto circulatorios como linfáticos podrían acabar de la mano y derivando en múltiples patologías si no se atajan cuanto antes.

Tratamiento de Presoterapia para combatir las VARICES

¿Por qué me duelen tanto las piernas?

Todos hemos oído cuando no nos hemos dicho a nosotros mismos eso de “¿por qué me duelen tanto las piernas?”. Y muchas veces lo achacamos a simple cansancio. Pero ojo, porque si este dolor se está haciendo crónico, el problema seguramente sea mucho menos superficial de lo que creemos. Veamos por qué duelen tanto y de manera crónica las piernas:

Los ganglios linfáticos se encargan de expulsar grasas y toxinas del cuerpo. Pero algunos factores pueden intervenir y hacer el trabajo poco menos que imposible. Cambios bruscos de temperatura, una mala alimentación, alteraciones hormonales – especialmente en la mujer según se acerca la menopausia – el sedentarismo y la falta de ejercicio físico o un exceso de toxinas pueden estar obstaculizando tu sistema linfático. La linfa no puede entonces eliminar cualquier desecho con inevitables y nefastos resultados: Circulación más lenta, hinchazón y dolores. Un horror.

Y no estamos hablando necesariamente de personas entradas en la tercera edad. Se puede ser muy joven y padecer de piernas cansadas. Tampoco hablamos exclusivamente de personas con un sobrepeso considerable. Obviamente, el sobrepeso provoca pesadez, mala circulación, dolores o fatiga, pero no siempre son personas con mucho peso las que padecen de piernas pesadas o cansadas. Y cuando nuestro cuerpo siente dolor, nos está comunicando que no se siente bien, que necesita un cambio. ¿Puede ayudar un tratamiento de Presoterapia a eliminar estos síntomas? ¿Alivia la presoterapia las piernas cansadas? ¡Por supuesto que sí!

Sizen Shorts de Glúteo y cadera

Pero como siempre aconsejamos, las sesiones de presoterapia, aunque muy recomendables para tus piernas cansadas, deben acompañarse de otras medidas para que todo fluya, nunca mejor dicho. Veamos para qué sirve la presoterapia en las piernas:

  • Relaja la musculatura
  • Reduce los dolores
  • Reduce la apariencia de “piel de naranja” (celulitis)
  • Reduce la hinchazón y rigidez
  • Reconduce las toxinas
  • Tonifica y da firmeza a la piel
  • Refuerza el sistema inmunológico
  • Combinada con el deporte, alivia las agujetas y acelera la recuperación muscular.

¡Sigue nuestros consejos!

Primeramente, consulta con un médico. Que evalúe tu condición física y confirme si puedes seguir estos consejos sin inconveniencia para tu salud. Si no existen desequilibrios hormonales, problemas cardíacos o venosos graves o enfermedades que la impidan, la presoterapia puede ser la terapia indicada e infalible para combatir las piernas cansadas.También puede ayudarte leer nuestra Guía de Contraindicaciones de la Presoterapia.

  • Alimentación: que sea equilibrada y nutritiva. Que abunden en tu dieta las frutas y verduras, siempre. Reduce al máximo la sal. No es buena y disfraza los sabores. Puedes tomarla ocasionalmente, pero si de verdad quieres mantener la retención de líquido a raya, no le des protagonismo diario en tu menú. Pasa también de las grasas saturadas, las frituras, los procesados, la bollería. El Diablo aguarda agazapado en cada estante del supermercado, y es duro pasar de largo, pero si hay gente que se libra de las drogas más duras, tú también puedes.
  • Hidratación: Dale a tu cuerpo toda el agua que necesita. Ingiere a diario un mínimo de 1.5 a 2 litros. Obtén otra buena parte de agua de frutas, verduras o ensaladas. Toma también de tanto en tanto infusiones de alcachofa o zarzaparrilla. Son increíblemente diuréticas y depurativas.
  • ¡Muévete! Eso de “ya me muevo bastante en el trabajo” no es una excusa aceptable. Si tus piernas están como están, es porque no las estás moviendo como ellas necesitan. Si tu trabajo te fuerza a estar muchas horas en un asiento o de pie pero moviendo poco las piernas, detente unos minutos para realizar estiramientos, trotar un poco o dar un pequeño paseo aunque sea en tu lugar de trabajo.
  • Prendas ligeras. Sobre todo en las piernas. Una ropa muy ajustada que apriete demasiado no contribuye a liberar a tus piernas de su peso sino todo lo contrario.
  • Ejercicio físico: Nada como ejercitar el cuerpo para reavivar todos sus sistemas. Si no te va mucho correr, el ciclismo o ir al gym, prueba a poner tu musicón favorito y baila durante unos 30 o 45 minutos. Hazlo con ganas y suda, suda, suda! Si llevas mucho tiempo sin hacer ejercicio, te sentirás con el hígado en la boca, pero al cabo de unos días, tu cuerpo se irá adaptando y te sentirás genial, con mucha más energía. También notarás que descansas mejor por la noche. Y anota estos dos truquitos: Haz el ejercicio o bien por la mañana temprano y en ayunas, o hacia la tarde. Si cenas después, que sea algo ligero. Y en cualquier caso, espera siempre una hora y media antes de ingerir nada sólido. Esto es lo que debes hacer para quemar grasa. Otra cosa que puedes hacer, es tomar alga espirulina ya sea en comprimidos o en polvo disuelta en agua. Acelera el metabolismo. Y no dejes de beber agua durante el ejercicio. Agua y oxígeno es todo lo que necesitas para quemar parte de la grasa que seguramente tengas también en tus piernas.
  • Descansa. Dormir lo suficiente es crucial para que todo esté en orden en tu organismo. Nuestro ritmo de vida ya es demasiado frenético como para que prives no sólo a tus piernas sino al resto de tu cuerpo, del descanso que merece. Intenta dormir 8 horas diarias y si te cuesta dormir, induce el sueño con algo de lectura. También puedes tomar melatonina. Si tus piernas están muy hinchadas, manténlas en alto unos 20 minutos en algún momento durante el día, o coloca un cojín cilíndrico en la parte baja de la cama para tener las piernas más elevadas que el resto del cuerpo y facilitar así el retorno venoso.
  • Drenaje linfático. Seguramente necesites reconducir el líquido retenido y eliminar toxinas. Nada como la presoterapia para piernas hinchadas y por tanto cansadas. Usándolas con regularidad, las botas de presoterapia devolverán la normalidad a tu sistema linfático, con un suave pero firme masaje que actuará desde los pies hasta los ganglios linfáticos situados en las ingles. El masaje también contribuye a deshacer los nódulos de grasa que provocan la celulitis. Sé constante y haz al menos 2-3 sesiones a la semana, durante unos 45 minutos. Después de 10 sesiones, ya deberías notar los grandes beneficios de la presoterapia en las piernas.
  • ¿Sólo botas de presoterapia o un set más completo? Sin duda es lógico aconsejarte las botas de presoterapia para la circulación de las piernas, y porque el síndrome de las piernas cansadas se llama así por una razón obvia, pero dependiendo de la gravedad, la faja o los shorts de presoterapia también pueden ser de gran ayuda. El sistema linfático no se limita a las piernas sino que recorre todo el cuerpo, y lo mismo sucede con la grasa y el líquido retenido. Así que combinar varias prendas en una misma sesión, puede ser la mejor opción para un tratamiento más amplio.

Presoterapia para todos

La presoterapia no está pensada sólo para gente presumida que cuida de su estética. Ni es de uso exclusivo para deportistas. ¿Trabajas muchas horas de pie? ¿O todo lo contrario, atado/a un asiento? Si es así, la presoterapia te conviene tanto como a cualquier otra persona. El síndrome de las piernas cansadas es la consecuencia lógica de muchas profesiones que conllevan un notable sedentarismo o poca movilidad.

Personas que trabajan en la hostelería, peluquerías, conduciendo transporte público, camiones de reparto, en labores de secretaría o administrativas…Todas ellas sufren más pronto que tarde los estragos de sus profesiones en su cuerpo y especialmente en sus piernas. Dolores y pinchazos en tobillos, rodillas, pantorrillas, muslos…toda la pierna acaba resentida. ¿Qué hacer llegados a esta situación? La respuesta está en mejorar el sistema linfático con un buen masaje drenante de tanto en tanto. Y precisamente porque funciona, la presoterapia para piernas tiene tan buenas opiniones.

Presoterapia para piernas. ¿Qué precio tiene?

Seguramente te estés preguntando ahora qué precio tiene la presoterapia para piernas. Acudir a un centro para sesiones ocasionales puede resultar caro, la verdad. Teniendo en cuenta que una o varias sesiones de masaje tendrán poco impacto en tus piernas, por muy buena que sea la oferta y por muy seguidas que las realices – a partir de 20 euros puedes tener una sesión y también se ofrecen packs de 10 o más sesiones – lo más rentable es sin duda disponer de tu propio equipo de presoterapia doméstico.

Teniendo que acudir a un centro varias veces al mes, la verdad es que sale demasiado caro para la inmensa mayoría de los mortales. Así que la mejor opción es pagar una vez y tener la presoterapia en casa siempre que quieras. Existen muchos equipos en el mercado, con precios que oscilan bastante. Nuestro consejo es que si te decantas por los más baratos, pronto te arrepentirás. Pero tampoco necesitas gastar lo que gastaría un centro por un equipo de presoterapia profesional.

Un aparato de presoterapia para casa es igualmente efectivo aunque tenga menos potencia. La única diferencia radica en que tendrás que usarlo con algo más de frecuencia, pero los efectos y beneficios son los mismos. Y por supuesto, el precio es también más razonable. La presoterapia SIZEN te ofrece un equipo que está a la altura de tus necesidades, con un precio asequible que puedes pagar a plazos y que vas a rentabilizar enseguida. Anímate a probar la SIZEN 6+ y verás como siguiendo nuestros consejos y haciendo sesiones con regularidad, tú también podrás decir adiós a las piernas cansadas, recuperando tu agilidad y con ella las ganas de pisar más fuerte que nunca.

Sizen Faja Abdominal